lunes, 31 de julio de 2017

Las defensas. Gabi Martínez


     "Respira y come. Nadie ha sugerido que debamos limitarnos a eso pero todos los de esta mesa respetamos la coordenada. Respira y come. Se trata de superar un día más."

     Visto el autor y la cubierta del libro, lo cierto es que no tenía nada claro lo que podía encontrarme. Pero al abrirlo y leer un par de párrafos al azar, algo me dijo que merecía la pena. Hoy traigo a mi estantería virtual, Las defensas.

     Conocemos a Camilo Escobedo, médico, que nos contará en primera persona qué le sucedió al sufrir una enfermedad mental. Nos relatará su conocimiento de la enfermedad y cómo reconoce los síntomas, ya que justamente esa era su rama laboral, su especialidad... hasta que deja de reconocerlos, ya que este es el libro de una lucha.

     Gabi Martínez es un escritor de no ficción. Y uno realmente bueno. Por eso me llamó la atención que se lanzara con una novela tan compleja. Sin embargo, él lo explica en las primeras páginas del libro. En realidad es un libro de ficción que esconde una historia de no ficción, la que le relatara al autor un neurólogo llamado Domingo Escudero. Así Camilo es la parte inventada de la historia real de un hombre que se dedicaba al estudio del sistema inmunitario y cayó enfermo, un hombre que enfermó por aquellas causas que estudiaba y que luchó y relató su enfermedad a un escritor de no ficción que decidió hacer suya su historia y novelarla, pero no demasiado. Todo eso es Las defensas y, cuando uno comienza a leerlo y es Gabi Martínez quien toma la palabra, aunque sea el autor del libro completo, aquí se permite ser él quien se dirige directamente al lector, comprende perfectamente lo que tiene delante. O eso cree, porque este libro es mucho más que una enfermedad.

     Siempre he pensado que perder la cabeza ha de ser aterrador. Y leyendo este libro creo que he confirmado el temor. Gabi utiliza un estilo directo que destila una sensación de honestidad en cada palabra difícil de conseguir. El testimonio de su protagonista, por poner un ejemplo, ya en tratamiento, cuando entra en el despacho médico para realizar unas pruebas cuya duración conoce, es casi escalofriante. Y no lo es porque las pruebas sean cruentas, no. Lo es porque el protagonista es consciente de que si las pruebas han durado menos, es porque no ha superado el nivel necesario para seguir avanzando en ellas. Y esa consciencia es casi dolorosa, como también lo es ver cómo se consuela buscando signos reconocibles de enfermedades mentales en otros pacientes, como si esa rutina laboral a la que ha dedicado su vida, fuera un saliente al que agarrarse y no perderse en ese abismo insondable que puede ser una enfermedad mental. Pero no es la única parte escalofriante de una novela que tiene mucho de humano, ya que el ser humano, no nos engañemos, puede ser escalofriante. Nos habla de la vida, del amor y las consecuencias de un fracaso amoroso y también de la otra vertiente de la vida, la laboral, y de la jungla en que puede convertirse, entrando sin rodeos en hostigamientos y menos precios que pueden ser insoportables para muchas personas. Sería esta, por lo tanto, una lectura sobre la vida y sobre cómo tenemos que defendernos de ella para mantener la cordura y también de cómo el propio cuerpo se rebela contra nosotros para que la perdamos. Eso es justo lo que le sucede a Camilo, lo que le sucediera a Domingo. Y Gabi, receptor y contador de la historia, opta por no convertirla en una historia de héroes aunque, cuando cerramos el libro, tengamos muy claro que su protagonista lo es. A su modo.

       Las defensas ha resultado una revelación. Es cierto que comienza con pausa, que el autor no fuerza la complicidad de un lector al que opta por explicarle tal vez demasiado en su búsqueda de que comprenda cada parte y cada punto, pero también lo es que la historia tiene el interés suficiente como para que el ritmo aumente debido a nuestras ganas de saber qué sucede; consigue implicarnos. Me ha gustado, me ha parecido muy interesante. Y Gabi Martínez lo hace bien. Muy bien.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

23 comentarios:

Atalanta dijo... [Responder]

Lo tengo apuntado. Todo es que le llegue el momento :-)
Besos.

José Ángel Moya Molina dijo... [Responder]

Es un libro que tengo apuntado desde que empecé a ver algunas opiniones por Instagram. Gracias por tu reseña porque me ha dejado con más ganas de leerlo. Saludos :D

Tatty dijo... [Responder]

No lo conocía pero no me tienta demasiado
Besos

Natàlia dijo... [Responder]

Me animas, porque lo tengo pendiente, y no sabía muy bien que me encontraría. Además es mi campo y me parece aterradora la situación.
Un beso ;)

María dijo... [Responder]

La enfermedad mental...estamos rodeados...y quien más y quien menos sufre o acompaña en ese sufrimiento. Suena muy interesante el libro, y quizá lo lea en alguna ocasión...sin embargo, suelo escapar de libros demasiado tristes, o que me inviten a vivir una realidad que actualmente me rodea....prefiero escapar...vivir otras vidas...quizá un poco a lo Peter Pan...pero esto va por momentos...
Un beso y feliz verano

Dorothy dijo... [Responder]

Le tengo muchísimas ganas. Descubrí a Gabi Martínez con 'Voy', que me pareció una locura fascinante. Ahora tengo muchas ganas de ponerme con éste.

Besines.

Mary-chan dijo... [Responder]

¡Hola! ^^
Pues ni la historia ni la portada me resultan atractivas, así que no lo veo para mí. Ahora mismo me costaría mucho ponerme con un libro como este, y más si dices que es complejo.

Besos!

Tamara López dijo... [Responder]

No me apetece ahora leer algo así

Un beso ^^

Aydita dijo... [Responder]

Este por el momento lo dejaré pasar.
Besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Pues la verdad es que ando estancada en el mismo libro, pero ya le voy dando caña jejeje. A ver si en unos días os puedo contar algo de él. Un beso.

El rincón de Marlau dijo... [Responder]

Hola! No conocíamos este libro y pinta interesante. Quizás más adelante le demos una oportunidad cuando tengamos menos lecturas pendientes.
Un beso
Marta y Laura

CHARO dijo... [Responder]

Una historia que la tengo demasiado cercana y de verdad que sería incapaz de leerla en estos momentos.Besicos

susana palacios dijo... [Responder]

Como psicóloga que soy me llama mucho, así que espero poder leerlo y no tardar, besotes

jfbmurcia dijo... [Responder]

Con "Clases de Chapín" de Eduardo Halfon...Saludos

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Tu reseña me ha atrapado casi desde el principio. El tema de esta novela de no ficción me resulta interesantísima y más leer cómo una persona va experimentando una enfermedad metal que muy seguramente conozca sus síntomas y el desarrollo de la misma. Debe ser absolutamente brutal. Tomo nota pues. Un saludo!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No lo veo un mal libro pero la verdad es que ahora mismo no me apetece una historia así, con lo que le daré una oportunidad más adelante. Esta semana estoy con Vivo o muerto, Amor de reality y Solo tres segundos.
Besos!

Violeta J. dijo... [Responder]

Me ha encantado como lo has descrito porque es uno de mis temores, el perder tu identidad, el no recordar, el perder una parte de ti que aunque no te mata, no eres tú. No se la clase de enfermedad mental que tenía el protagonista pero por lo que veo es degenerativa, no? Interesante. Quizás no la lectura que elegiría ahora, pero no lo descarto.
Besos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Cuando te he leído he comprendido el sentido de su portada y su título. Sin duda, es escalofriante.

Como anécdota...cuando hice prácticas en una clínica mental, veía lo que tenía alrededor, los diferentes casos y lo único que pensaba era...Si me pasara algo así, no sé si podría soportarlo. Me parece muy duro saber a lo que te enfrentas.

Me la llevo sin dudarlo, me parece super interesante.

Besitos

sara moreno dijo... [Responder]

Hola, no es lo que suelo leer, por lo que de momento descarta.
un saludo

lagarto verde dijo... [Responder]

Ah pues mira,me sonaba la portada y tal, pero no me hubiera acercado. Me llama la atención lo que cuentas y eso que no cuentas en exceso, no has detallado mucho en la reseña de hoy, supongo para no desvelar datos de más.
Anotado! Gracias.
Besos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Es siempre una tentación lanzarse a escribir ficción cuando uno se especializa a lo contrario. No suena mal la historia.

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Ya sabes que a mí me parece que le sobran páginas y que hubiera dejado más al lector, un margen a lo implícito, a lo que se sugiere sin desmenuzar. Pero la historia es potente y Gabi escribe muy bien...

Un abrazo

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

El tema de las enfermedades mentales me llama la atención, aunque no me termino de animarme con esta novela por lo de que haya tantas cosas escalofriantes, ahora estoy en busca y captura de una novela divertida ;)